Desde estudiar en cualquier lugar que deseen, hasta experiencias de aprendizaje inmersivas: para los estudiantes de 2020 los centros de idiomas serán un “lugar” más emocionante.

Intentar predecir el futuro y sacar provecho de ello ha sido siempre una de las obsesiones humanas más habituales. Hemos visto este tema repetirse una y otra vez a lo largo de la historia.

Tenemos la necesidad de saber qué nos depara el futuro para, con esa información, poder tomar las mejores decisiones. Pero como Peter Drucker dijo una vez:

Tratar de predecir el futuro es como intentar conducir por una carretera rural, por la noche, sin luces, mientras miramos por la ventanilla trasera.
― Peter Drucker

Parece justo asumir que tratar de predecir el futuro es una tarea muy complicada…

Blended Learning: cómo dará forma a los estudiantes de 2020

¿O no lo es?

 

Cómo nos ayuda el big data a comprender a los estudiantes de 2020.

En la era del big data, seguimos recopilando y analizando una gran cantidad de información para utilizarla después en estadísticas. Así pues, que todos esos datos nos proporcionen una idea de los estudiantes del mañana no parece una tarea tan imposible.

Sabemos que no existe la certeza, pero tal y como han intentando muchos otros en el pasado, queremos hacer análisis y comprobar qué información pueden darnos los datos que tenemos disponibles sobre los alumnos del futuro.

 

Centrarse en las necesidades individuales será vital.

Los métodos de enseñanza tradicionales, presenciales, no pueden compararse con las últimas tecnologías y las plataformas e-learning. Esto no es ninguna predicción, es un hecho probado por multitud de estudios en todo el mundo. Los días en los que los estudiantes tenían que adaptarse a horarios estrictos, pronto desaparecerán.

Pero, ¿cómo es una experiencia basada en el alumno?

Quizá, el principal cambio que podemos esperar al respecto es que cada vez más centros de idiomas decidan cambiar su enfoque del profesor al estudiante. Cada alumno podrá tomar el control de su ritmo de aprendizaje, seleccionando su método preferido o píldoras formativas (leaning pills), tanto en el aula como online.

De esta manera, las academias de idiomas de todo el mundo pueden ofrecer un sistema que haga que sus estudiantes sean más activos y participativos en sus procesos de aprendizaje.

 

Métodos de enseñanza participativos serán una necesidad para centros de idiomas.

La participación que se da en herramientas online y entornos virtuales educativos demuestra que pueden ayudar a acelerar el aprendizaje de una forma que la enseñanza tradicional no puede.

Estos entornos están evolucionando y mejorando el sistema educativo, y Verxact es un ejemplo de ello. Facilita a los centros de idiomas una oferta centrada en los estudiantes con un entorno variado y ameno en el que poder aprender.

Blended Learning: cómo dará forma a los estudiantes de 2020

Mezclar métodos Blended tradicionales con técnicas no tradicionales se convertirán en imprescindibles de la enseñanza de idiomas.

Según recientes estudios del Institute for Statistics de la UNESCO, en 2030, de los 120 millones de estudiantes que asistirán a clases de educación superior, 2,3 millones lo harán a través de algún método de larga distancia.

Esto está forzando a los centros y academias a cambiar sus métodos de enseñanza para permitir a sus alumnos que asistan a sus clases con flexibilidad en los horarios y en los ritmos de trabajo.

Si escarbamos en estos datos, y añadimos el hecho de que aprender varios idiomas se está convirtiendo en una auténtica necesidad para la búsqueda de empleo, el aumento en el número de estudiantes que quieren aprender un nuevo idioma al tiempo que lo compaginan con asuntos personales y profesionales, es simplemente inevitable.

 

Adoptar Blended Learning.

La enseñanza mixta o semipresencial, es un método cuya popularidad continúa creciendo. Permite a los alumnos elegir dónde y cuándo prefieren tomar sus clases, u online o en el aula. Muchos deciden combinar ambos métodos para conciliar mejor sus responsabilidades.

Esto significa que los centros de idiomas, no solo pueden ofrecer un servicio muy demandado de una manera mucho más flexible, sino que también pueden aumentar el número de matrículas ya que muchos de sus nuevos estudiantes no acuden al aula, sino que toman sus clases online a través de herramientas digitales.

Asimismo, permitiría que un centro de idiomas ofreciera sus clases a estudiantes de todo el mundo, sin límites ni fronteras, lo que nos lleva a:

 

Ir más allá de lo local y acercarse al mercado internacional

Internet no puede ser ignorado. El aumento de páginas que ofrecen cursos de idiomas sigue en aumento, mientras las academias buscan nuevas formas de contrarrestar a esta nueva competencia.

Algunos han pensado: si no puedes vencerles, únete.

Cada día son más los centros que invierten en nuevas tecnologías educativas para atraer a estudiantes más allá de su área local de influencia.

Aquí es donde el blended learning muestra su auténtico potencial. La capacidad de ofrecer una experiencia educativa en la que los estudiantes tienen lo mejor de cada mundo: herramientas y métodos interactivos, combinados con profesores reales que pueden resolver dudas y explicar las lecciones, y todo ello a través de internet.